sábado, 11 de septiembre de 2010

11 de septiembre nueve años después...


"Cuando una persona padece delirios se le llama locura. Cuando muchas personas padecen de un delirio, se le llama religión" -Robert M. Pirsig


Hoy se cumplen ya 9 años de los atentados del World Trade Center en Nueva York y parece que las cosas no han mejorado demasiado desde entonces. Recuerdo que me enteré de que un avión se había estrellado en Nueva York al llegar a casa después de trabajar y, mientras empezaba a comer, ya se especulaba con un posible atentado terrorista. Después de comer tuve que irme a perder el tiempo como objetor de conciencia, así que ese día, en vez de llevarme para leer el Señor de los Anillos, me llevé la radio para seguir la noticia durante toda la tarde. Las informaciones eran confusas y contradictorias, pero la colisión del segundo avión confirmó los peores presagios, efectivamente, era un atentado terrorista. El sentimiento de que algo grave estaba pasando se apoderó del planeta de forma global como nunca antes en la Historia de la Humanidad había sucedido, ya que la tragedia era narrada en directo a todo el mundo.
Parece increíble lo que el fanatismo religioso es capaz de perpetrar en nombre de dios y aún más increíble que sigamos poco más o menos igual que en el medievo, ya que hoy otro tarado iluminado, emulando a Torquemada, pretende quemar una pila de libros del Coran para caldear más el ambiente si cabe. Este pirómano es ciudadano de un país que es capaz de reelegir a Bush, así que no esperaba menos de sus guías espirituales, un país donde la Teoría de la Evolución de Darwin se explica al mismo nivel que fábulas de la Biblia como el Arca de Noé, la ballena de Jonás, etc.... Y lo que es peor, un país que está terriblemente militarizado y unos ciudadanos que tienen derecho a ir armados.
Como dice Richard Dawkins la religión no debería formar parte de la educación de los niños por los graves abusos mentales que generan en la etapa de formación de las personas. Los niños de todo el mundo son obligados a creer en cosas irracionales disfrazadas bajo el nombre de dogmas de fe. Estos abusos mentales infantiles son muchas veces difíciles de superar porque cuando eres niño te crees todo lo que te cuentan tus padres, tus profesores, las personas con autoridad como curas, policías, jueces, etc..., así que luego, cuando creces y te das cuenta de que Santa Claus se acuesta con tu madre todos los días es posible que esas mentiras estén tan arraigadas en la persona que le duren para toda la vida. Afortunadamente en España la religión va desapareciendo poco a poco del sistema educativo, pero aún queda un largo camino que recorrer.
La demencia del pirómano americano está creando una locura colectiva propiciada por la globalización, ya que la red, la televisión y en general los medios de comunicación de todo el mundo se hacen eco de las intenciones de este lunático. De modo que la locura de una persona está siendo retransmitida a nivel mundial en vez de ofrecerle ayuda psiquiátrica especializada. Si encima los libros que pretende quemar este lunático son sagrados para otro grupo de fanáticos religiosos el lío es inevitable. En una hipotética carrera de los juegos paranoicos entre un radical islámico y un católico fundamentealista es difícil discernir quién es el ganador, yo creo que sería necesaria una foto finish ampliada para ver quién es el vencedor de esta carrera de lunáticos y el empate, sin duda, sería el resultado más justo. Lo que está claro es que ha habido muchos perdedores inocentes a lo largo de la historia en todo el mundo por culpa de estas carreras de psicópatas.

Hay gente que se ofende con este tipo de comentarios blasfemos, pero en cambio no se ofenden con hechos como los que denuncia Dawkins en este vídeo:




En los países islámicos la paranoia colectiva es incluso más peligrosa si cabe, ya que los ataques suicidas son más irracionales que las bombas "inteligentes" del otro bando.
Tras el 11-S Richard Dawkins puso el dedo en la llaga diciendo que ya es hora de decir basta y de dejar de respetar las creencias irracionales de los fanáticos religiosos de cualquier religión, cuando se llegan a estos extremos lo paranoia religiosa no merece ser respetada.

Como le preguntaron a Dawkins en una conferencia, ¿qué pasa si está equivocado?:


Para acabar con esta entrada y, siguiendo con la música de acompañamiento de los post anteriores, acabaré éste con varias canciones compuestas por dos músicos y amigos que se criaron en el estado de Nueva York y a los que los atentados del 11-S les tocaron muy de cerca. Ambos compusieron canciones relacionadas con el trágico suceso.

Empezamos con Elliott Murphy que compuso Ground Zero y que interpreta, junto a su guitarrista Olivier Durand, en este vídeo:




Bruce Springsteen publicó prácticamente un disco entero con referencias a los atentados del 11-S titulado "The Rising" a raíz de los sucesos de Nueva York. La canción que dio título al disco habla de la recuperación de un país que parecía intocable hasta que vivió en sus propias carnes lo que el terrorismo, tanto religioso como de estado, es capaz de provocar. Este vídeo fue grabado en el mítico concierto del Sant Jordi de 2002 y las dos primeras frases de la canción fueron premonitorias de lo que me ocurriría tan sólo unas estrofas más tarde, mis gafas salieron disparadas y, confirmando las sospechas de Newton, no orbitaron sino que cayeron para ser pisoteadas por miles de personas, así que yo también "made my way through this darkness" durante el concierto:



Acabaremos con otros dos vídeos de canciones que hablan del vacío que provocaron los atentados de Nueva York, el primero "Empty Sky" habla del vacío que dejaron las Torres Gemelas.



Por último "You're missing" habla del vacío que dejaron, no ya los edificios en el skyline de Nueva York, sino algo mucho más importante, las personas que no volvieron a sus casas ese día por el simple hecho de estar en el lugar equivocado a la hora equivocada. Un día de hace 9 años en el que los lunáticos religiosos asombraron a todo el planeta mostrándonos de lo que son capaces de hacer en nombre de dios:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada